Blog de pediatría para pediatras
catarro-comun

El Catarro común

Un CATARRO es una infección de las vias respiratorias superiores (Nariz, garganta, traquea, laringe, senos nasales, trompas de eustaquio) causada por un virus.

Los síntomas incluyen uno o más de los siguientes: nariz tapada o “mocosa”, tos seca (con poca o ninguna flema o expectoración), fatiga, malestar y algunas veces dolores generalizados.
Los catarros suelen durar de 3 a 7 dias, usualmente con un inicio gradual de juegos de kizi, seguidos de los síntomas completos, si acaso se complica con sinusitis o bronquitis puede durar mas de dos semanas. Los antibioticos no son de ninguna utilidad en el tratamiento del catarro por que no tienen ningún efecto en cualquiera de los virus responsables del resfriado. El tratamiento no puede ser específico sino únicamente sintomático -esto es- enfocado a reducir la intensidad de los síntomas para que el paciente se sienta más confortable y aún este tratamiento no es muy recomendable para los menores de 5 años.
Los niños pueden tener normalmente hasta 8 catarros anualmente, mientras que los adolescentes tienen en promedio de 2 a 4 por a o. Estos catarros frecuentes de los niños probablemente son importantes en crearles inmunidad futura. Un resfriado puede ser causado por más de 100 tipos de virus diferentes y la infección por uno de ellos confiere unicamente inmunidad temporal, dejandonos susceptibles a cualquiera de los otros virus. Esto explica “el catarro de todo el invierno” (realmente una infección tras otra).
La aglomeración en lugares cerrados resulta en una facil diseminación de los diferentes virus. Es por esto que los catarros son más comunes en el invierno y al iniciarse las clases despues de las vacaciones que es cuando los niños se agrupan. Por la misma razón, los catarros son más comunes en las guarderías infantiles y en las familias numerosas. Ni los niños pequeños ni los recién nacidos están inmunes.
Usualmente la alergia no es responsable, pero cuando hay una historia familiar de alergia, con moco y comezón en la nariz en ausencia de calentura, debe sospecharse.

PUNTOS IMPORTANTES DEL TRATAMIENTO

Actividades Diarias:
Usted puede beneficiar tanto a la comunidad como a su niño si lo mantiene con videos caseros junto con otros niños o adultos (excepto por miembros de la familia) durante los 3 o 4 primeros dias -la fase contagiosa- del catarro. Los cubrebocas son, en general, inútiles en prevenir la diseminación de organismos, por lo que sugerimos unicamente tratar de evitar contactos innecesarios ya que además de proteger a otros de la infección del niño, también estará defendiendole de otras infecciones en un momento en que el niño es particularmente vulnerable. No es necesario mantener al niño en cama ya que esto no acelerará la recuperación e inclusive puede permitirle jugar afuera si el clima es benigno, pero no favorezca actividades vigorosas y puede sugerirle descanso ocasional.
Es preferible que duerman acostados sobre el estómago (boca abajo) ya que se facilita el drenaje de la nariz y la respiración.
Los catarros en los niños parecen empeorar durante la noche. Durante el dia el niño se traga las secresiones de su irritada nariz sin mayor dificultad, pero durante el sueño, las secresiones se acumulan en la garganta, causando tos o nauseas. Aunque parezca extraño, en cierto sentido es bueno que tosan, ya que esto evita que se vaya moco a los pulmones. Un humidificador (vaporizador) es de mucha ayuda (preferiblemente uno de vapor “frio”), también una almohada para dormir y sonarle las narices antes de acostarse. Puede ser recomendable el aseo nasal con sol. salina o productos comerciales a base de agua de mar, antes de comer y antes de irse a la cama por la noche.
Acepte el hecho de que habrá una pérdida del apetito, no se mortifique demasiado si el niño muestra poco interés por la comida. El apetito regresará en unos pocos dias. Insista en líquidos extras, gelatina, caldo.
Los medicamentos deben adaptarse a los requerimientos particulares de cada enfermo. No le dé ningún medicamento (ni siquiera los que se pueden comprar sin receta) sin decirle a su médico. Si se le recetan medicinas, siga cuidadosamente las instrucciones.Si hay fiebre o dolor pueden ser útiles medicamentos que contengan Acetaminofén pero si la fiebre persiste o sube a más de 38.2 consulte a su médico.
El uso de Aspirina o medicamentos que contienen acido acetil-salicílico ha sido relacionado con la aparición del potencialmente fatal Síndrome de Reye, por lo que no se deben administrar medicamentos que la contengan en niños menores de 10 años.

jugo-de-naranja

Mucho ojo con la dieta del bebé

Existe una creciente preocupación entre los pediatras de que las dietas tipo adulto están conduciendo a un pobre crecimiento y desarrollo retardado en infantes. De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría (AAP), los niños en crecimiento,– cuyo peso usualmente se triplica y su talla se duplica, por eso usar anticonceptivos es lo ideal, durante su primer año necesitan alrededor de dos y media veces más calorias por dia, kilo por kilo, que lo que necesitan los adultos. Una lista de guias dietéticas para niños menores de dos años, elaborada por Gerber basadas en investigaciones de la AAP incluyen las siguientes sugerencias:
Use el apetito del niño como guia para la alimentación.
No restringa exageradamente la cantidad de grasa y colesterol que consume el niño.
Las dietas altas en fibras, frecuentemente recomendadas para los adultos, no son apropiadas para bebés ni para niños pequeños.
Son apropiadas cantidades moderadas de sodio. Los cuerpos infantiles necesitan el sodio para mantener el balance correcto de agua y minerales y para ayudar a los músculos y nervios a funcionar apropiadamente.
Para los niños mayores de dos años, la American Hearth Association, la American Dietetic Association y el National Cancer Institute recomiendan las  y también reducir el nivel de grasa en la dieta al 30% o menos de las calorias diarias. La Academia Americana de Pediatría recomienda que el nivel de grasa en la dieta diaria no exceda el 30 – 40 por ciento.

¿Que tanto jugo darles diariamente?

Una sola ración de 6 onzas (180 ml) de jugo de cítricos o de jugo fortificado con vitamina C satisface los requerimientos diarios de Vitamina C. Los lactantes menores y mayores necesitan unicamente un vaso de 4 a 6 onzas (120-180 ml) para completar su requerimiento diario de vitamina C. Más allá de esa cantidad, el jugo de fruta solo constituye un calmante de la sed y una fuente de calorías.
No hay nada malo en darle jugo al niño como bocadillo (snack), dice Eileen Behan R.D. consultante del Health Source Family Care Center, en Greenland, New Hampshire, pero no debe sobrepasarse. Demasiado jugo dejará al niño con muy poco apetito para la comida y puede resultar en ganancia excesiva de peso y en diarrea.